Confederación de Cooperativas del Caribe, Centro y Suramérica

Confederación de Cooperativas del Caribe, Centro y Suramérica

27 agosto, 2013

MENSAJE AL FORO GÉNERO Y RS

Félix J. Cristiá, Presidente del CCNRS y Director Ejecutivo de la CCC-CA

Hotel Crowne Plaza, Costa Rica, 26 de agosto de 2013

Buenos días, amigo y amigas:

Nos encontramos nuevamente en otro Foro de análisis de la responsabilidad social en sus distintas vertientes, en esta ocasión, el tema de género, tan apasionante como tan disímil en opiniones, aproximaciones y políticas públicas.

Hace apenas unos días el presidente de Venezuela hacía referencia a los millones y “millonas” de habitantes del país.

Enseguida apareció un lingüista que le apuntó que una cosa es el género y otra cosa es el sexo, y que el lenguaje tiene género pero no sexo. Bueno, eso es parte del debate.

No nos compete entrar en esa controversia (sabe quién si dentro de 50 años será diferente) pero lo que quiero recalcar es que se trata de un asunto en plena discusión.

Sobre lo que no hay duda es que la igualdad de género es preocupación permanente de instituciones públicas y privadas, de figuras de la política, la opinión pública, (también de las élites intelectualizadas), organizaciones profesionales y la sociedad civil en general, solidarias y comprometidas con el desarrollo y ser puntales en la integración, además de impulsora de los derechos humanos y civiles de la ciudadanía.

La Propuesta de Política Nacional de Cultura 2014–2023 que envió el CCNRS al Ministerio de Cultura como contribución a la consulta que hace, señala la necesidad de:

1. Reafirmar y apoyar lo planteado hasta el momento, que tiene énfasis en el enfoque de Derechos culturales.

2. Incluir y desarrollar un componente complementario sobre Responsabilidades.

3. Complementar el nombre: Política Nacional de Derechos y Responsabilidades Culturales, para ser coherente.

Según esto, el conjunto de ejes podría ser:

1. Promoción del acceso, inclusión, participación y diversidad cultural.

2. Promoción de economías creativas.

3. Protección y gestión del patrimonio cultural, material e inmaterial.

4. Fortalecimiento institucional para la promoción y la protección de los derechos culturales.

5. Promoción de la cultura de responsabilidad social (mediante la promoción de principios, valores, actitudes, comportamientos, relaciones sociales y participación ciudadana responsable, hacia el mejoramiento continuo del bien común, como medio para avanzar hacia una sociedad más justa, sostenible y pacífica).

La propuesta define responsabilidad como la Capacidad de compromiso o de cuidado de una persona consigo misma y con todo lo de alrededor”, de donde surge que la responsabilidad es un valor que depende del estado de conciencia de la persona (su noción de ser), que le permite reflexionar, administrar, orientar y valorar las consecuencias de sus actos (en el plano de lo moral).

Una vez que pasa al plano ético (puesta en práctica) se establece la magnitud de dichas acciones y de cómo afrontarlas de la manera más positiva e integral, ya en un conjunto mayor y en su entorno.

Lo que digo puede parecer esotérico pero si queremos ligar o relacionar género con responsabilidad social debemos aproximarnos a las categorías que van de la colectividad o sociedad al individuo y de vuelta a la sociedad.

En cuanto a responsabilidad social, el concepto ha variado su mirada estratégica con la adopción de la norma ISO 26000:2011 considerándose ahora un instrumento de competitividad sostenible y desarrollo humano integral, por lo que no sólo se verá lo que genera la empresa sino también sus impactos y los intereses de posibles afectados.

Al hablar de intereses de posibles afectados (y obviamente también afectadas) hablamos de personas de carne y hueso, gente en sociedad, por lo que la norma requiere un comportamiento transparente y ético, más en este caso en que se trata de garantizar derechos fundamentales, que también debe extenderse a las relaciones entre seres humanos.

En el ámbito regional, la sociedad civil avanza en definir una política de igualdad de género, liderada por el Consejo Consultivo del Sistema de la Integración Centroamericana (CC-SICA) y el Foro de Mujeres por la Integración Centroamericana (FMICA) que celebró el 13 de junio en la Asamblea Legislativa de Costa Rica el “Taller sobre estrategia de la sociedad civil para la igualdad de género”. Al finalizar la consulta se verá en la Asamblea Plenaria de las 34 organizaciones regionales que forman el CC-SICA.

En el nivel cooperativo latinoamericano, la política de igualdad de género es impulsada por el Consejo Regional de Mujeres Cooperativistas (CRMC), que lleva adelante desde hace 3 años un novel Programa para la Certificación de Igualdad de Género en las Cooperativas, con apoyo de la cooperación holandesa a través de Hivos, con resultados excelentes que incluye un proceso de inducción previo a la auditoría para la certificación.

Su razón es poder transformar objetivos en práctica para que nuestras instituciones no sólo generen prosperidad, bienestar y calidad de vida a sus miembros, sino también desarrollo económico y social de sus comunidades, a través de la transferencia de conocimientos e instalación de capacidad en sus estructuras participativas.

Debemos estar claros en que las políticas, medidas, herramientas y mecanismos que aseguren igualdad de hombres y mujeres no se pueden limitar a su propia red, sino que debe incidir en las demás, en cuanto a su composición de género y a la necesidad de impulsar la real incorporación y participación de la mujer.

Ello es así porque las personas y sus organizaciones se desenvuelven en sus sociedades, y si esas sociedades no han alcanzado su plena madurez en derechos humanos y civiles, incluyendo igualdad para los sectores vulnerables, con más razón tienen que poner correctivos y medidas afirmativas a lo interno.

Hay muchos mitos y desinformación que hay que ir superando.

A través de acciones concretas se deben brindar elementos esenciales para que dirigencias, gerencias y bases estén en condiciones de lidiar con un tema tan significativo; y poder adoptar decisiones que lleven a la igualdad en todo nivel.

Las empresas operan hoy en un mercado global, por lo que deben ampliar su habilidad para competir, incrementar su rentabilidad reduciendo costos operativos y resistiendo presiones, pero fiel a sus principios y valores, sin dejar de lado la igualdad entre personas.

El CCNRS es plataforma para promover conocimiento porque se ha demostrado que sí funciona para generar y retener riqueza, empleos e inversión local, evitar la incompetencia y asegura la viabilidad institucional, prestación de servicios y promoción de la igualdad.

Está demostrado que hay condiciones maduras para requisitos especiales en el funcionamiento político y operativo que dé apertura de espacios reales para la participación efectiva de la mujer dentro de la sociedad civil, los mercados y los procesos de la integración.

El CCNRS plantea cumplir con la responsabilidad de asegurar un trato igualitario entre géneros y en especial a la mujer. Más si se busca la construcción de un orden social, económico y político basado en el desarrollo sostenible y principios de justicia social e igualdad de oportunidades.

Pero una cosa son las declaraciones y otra la realidad. Estamos conscientes que la mujer ha sido objeto de marginación y explotación y que aún en este siglo XXI prevalecen condiciones que afectan la realización plena de la mujer como sujeto y objeto de su propio destino.

Deben ofrecerse opciones para alcanzar nuevas posiciones basadas en la participación y que aseguren la presencia de la mujer en la solución de problemas, desde un proceso de análisis y discusión, como es éste.

La integración de la mujer no es sólo una cuestión ideológica y de igualdad, sino de desarrollo económico. La meta es elevar su ingreso, mejorar sus condiciones de vida y promover su participación más activa en la comunidad.

Para lograrlo, es necesario cambiar actitudes, proporcionar oportunidades de educación y entrenamiento, así como su incorporación con derechos a actividades productivas.

Se debe propiciar la incorporación e integración de las mujeres en programas en ejecución, propiciando su liderato y la confianza en sí mismas y su autoestima.

Nuevamente agradecemos su presencia y esperamos que las deliberaciones redunden en los resultados esperados.

Mensaje FJC al Foro Género y RS – CCNRS

Posteado en Noticias

22 agosto, 2013

EL COOPERATIVISMO ENFRENTA EL CAMBIO CLIMATICO

La Confederación de Cooperativas del Caribe, Centro y Suramérica (CCC-CA) propuso a las cooperativas de la región una estrategia para reducir los gases de efecto invernadero.

La acción del ser humano para transformar la naturaleza ha sido la constante para su desarrollo y calidad de vida. Pero con el aumento de población fue necesario generar mayor producción. Nuevas formas organizativas y productivas saturaron la capacidad de carga ambiental. La respuesta de la sociedad no fue suficiente, dando paso al cambio climático.

El 7º principio cooperativo “compromiso con la comunidad” orienta a las cooperativas en su responsabilidad social. La CCC-CA realiza acciones de sensibilización e implanta procesos integrales en sus afiliadas según normas internacionales, apoya el concepto de agricultura de precisión y desarrolla metodologías para medir la huella de carbono en cooperativas como las de café.

Como instrumento organizativo y productivo, las cooperativas tienen competencia para la concienciación y acción en temas de protección ambiental, con resultados positivos como Coopedota que modernizando sus procesos logró la certificación café carbono neutro y su producto fue el café oficial en la Cumbre de Doha.

La CCC-CA y el Centro Cooperativo Sueco unen esfuerzos para una iniciativa en que participan también federaciones de Guatemala y Nicaragua, con los siguientes pasos:

1. Compromiso e involucramiento de cooperativistas

2. Sensibilización sobre efectos del cambio climático

3. Capacitación para fortalecer la capacidad instalada

4. Inventario de gases de efecto invernadero

5. Plan de gestión para reducir la huella de carbono

6. Gestión para certificación de carbono neutral o baja en emisiones

Con un plan para el monitoreo de buenas practicas, el cooperativismo contribuye a que Costa Rica sea carbono neutro en el 2021 y apoya acciones de los otros países, demostrando que “en cooperativa se puede más”.

Félix J. Cristiá

Director Ejecutivo CCC-CA

Posteado en Noticias

12 agosto, 2013

Cooperativismo en el nuevo contexto

El cooperativismo moderno surgió como opción ante las consecuencias inhumanas del liberalismo en la Europa del siglo 19. En Latinoamérica lo hace como alternativa económica y social para las mayorías. Se diferencia de la empresa privada tradicional por su orientación al servicio ante necesidades de sus miembros.

Las cooperativas son sociedades de personas y no de capitales. Su misión es contribuir al desarrollo de sus comunidades, por lo que no es lucrativa y su gestión es democrática. El excedente es un objetivo intermedio para lograr calidad de vida y buen vivir.

ESTAR A LA ALTURA DEL MOMENTO

El cooperativismo debe estar alerta ante la neoliberalización, aunque la crisis demostró las falacias de ese modelo. Aún quieren obligarnos a escoger entre individualismo o solidaridad.

Aunque con un fin social no lucrativo, el modelo cooperativo implica un concepto económico y no significa que sea para generar pérdidas. Hay que distinguir entre lucro y rentabilidad.

Pero ante los dilemas del desarrollo no siempre cuenta con fuerza para resistir los rigores del mercado y en cuanto a la defensa de su contenido y construcción de consensos.

IMPERATIVOS DEL LIDERAZGO

Los cambios se aceleran y la crisis modifica la esencia de conceptos y paradigmas. Para enfrentar los nuevos retos, aprovechar oportunidades y ser relevantes, debe asumirse un replanteamiento del papel de las cooperativas.

El liderazgo debe asumir su crecimiento personal, profesional e intelectual para ser generador de cambio, inspirador y multiplicador de líderes para el futuro y gestor de desarrollo económico con responsabilidad social.

El liderazgo debe prepararse para dar respuestas y soluciones, actuar con visión estratégica para enfrentar los retos y superar viejos esquemas que ya no sirven.

En esa dirección se plantea en el cooperativismo latinoamericano la adopción de un nuevo Modelo de Gestión Organizacional Cooperativa (Modelcoop).

Félix J. Cristiá

Director Ejecutivo CCC-CA


Posteado en Noticias

1 agosto, 2013

Exitosa Pasantía e Intercambio de Experiencias en Honduras

Del 14 al 19 de julio 2013 tuvo lugar en Honduras, la pasantía e intercambio de experiencias con el cooperativismo de este país, la cual fue coordinada por la CCC-CA en colaboración con el Comité Nacional de Afiliadas de Honduras (Conacohon).

Se contó con la participación de 60 cooperativistas provenientes de Puerto Rico, República Dominicana, Panamá, Costa Rica, El Salvador, República Dominicana y Honduras, se visitaron exitosas cooperativas que abrieron sus puertas para recibirlos muy cordialmente.

En la zona de El Progreso, se visitó la cooperativa HONDUPALMA, cooperativa dedicada a la elaboración de aceite de palma africana y llevaron a los pasantes a una gira por sus instalaciones y plantas de producción.

La jornada del primer día se finalizó con una Cena de Bienvenida organizada por COACEHL en San Pedro Sula.

En la zona de Siguatepeque, fueron recibidos en las oficinas de las Cooperativas de COMIXMUL (Coop. Mixta de Mujeres Unidas, Ltda.), Cooperativa TAULABÉ y COHORSIL (Coop. Cafetalera de Siguatepeque, Ltda.).

En San Pedro Sula, se visitó COMEGA (Coop. De Empleados del Grupo Alcón) quienes además de la presentación sobre la cooperativa, también brindaron una gira por la empresa CARGILL, donde laboran la mayoría de sus asociados, finalizando el día con una visita a el Banco de los trabajadores, FACACH y sus empresas relacionadas.

El último día el grupo de pasantes se trasladó a Puerto Cortés (Costa del Caribe) para visitar CACEENP (Coop. De Empleados de la Empresa Nacional Portuaria) quienes brindaron la presentación de su cooperativa, un tour por la bahía, un delicioso almuerzo en un lugar turístico, amenizado por la presentación en vivo de un grupo musical garifuna, continuando luego con el recorrido por el museo y Castillo San Fernando de Omoa. Al final del día se realizó la cena de clausura cortesía de CACEENP.

Un agradecimiento muy especial a todas las cooperativas que se visitaron, quienes brindaron la mejor de las atenciones y cálidos recibimientos a los pasantes, realizando exposiciones con un alto valor informativo, giras por instalaciones y plantas de producción. Además brindaron alimentación con platillos típicos de cada región que fueron del deleite de los asistentes.

Y por supuesto un especial reconocimiento y agradecimiento a don German Astul Mejía, presidente de COACEHL, presidente de CONACOHON y presidente de la CCC-CA quien en coordinación con la Sra. Rosana Maribel Carranza miembro del CDR de la CCC-CA y de CONACOHON lograron hacer de este evento un éxito total, superando por mucho las expectativas que se tenían.

Gracias a todos los participantes y colaboradores, que sin ellos no se hubiera logrado el éxito de la actividad.

Ver galería de fotos


Posteado en Noticias